image

TEMA AÑO 2017

XXXl Concurso CAP para Estudiantes de Arquitectura
“Sala Cuna y Jardín Infantil”.

Las ciudades son centros de desarrollo económico en los que se concentran las oportunidades de empleo, los servicios de salud, los avances tecnológicos, las comunicaciones, la oferta cultural y de manera muy importante la educación. Todas estas actividades responden a necesidades identificadas por los ciudadanos que intentan materializar sus anhelos poniendo foco en la igualdad, dignidad, inclusión, participación y fortalecimiento de sus organizaciones sociales.

Como una manera de consolidar el desarrollo de las ciudades se hace necesario la planificación, el mejoramiento y reordenamiento de ellas, así como la construcción no solo de viviendas sino de la infraestructura que sus habitantes requieren y las organizaciones sociales solicitan. Un equipamiento digno permite la organización y convivencia de los ciudadanos en torno a intereses comunes ayudando al desarrollo integral de los individuos y a la protección y seguridad de las comunidades, garantizando mejores condiciones de vida.

El desarrollo y avance dinámico de las ciudades hace que a menudo se ignoren las necesidades reales de la población que carece de acceso a infraestructura y servicios básicos. Desde la arquitectura y el urbanismo se nos presenta la posibilidad de trabajar con aquellos que no han visto satisfechas sus necesidades y aspiraciones. Esto es especialmente cierto en cuanto al acceso a la educación pre básica y su relación con la inserción laboral de la mujer.

En Chile, los niños y niñas ingresan al sistema educativo masivamente cuando ya han cumplido los 5 años de vida y la evidencia científica es enfática al respecto: la etapa comprendida entre los 0 y los 3 años de edad es el período en el cual se sientan las bases del desarrollo posterior de la persona. (Unicef)

La población chilena de niños menores de 5 años es de aproximadamente 1.400.000, de los cuales solo 720.000 están matriculados en una sala cuna o jardín infantil ya su vez solo la mitad de estos son de carácter público gratuito. Esto produce que a los tres años de edad ya se puede distinguir una brecha en el desarrollo cognitivo y socioemocional, entre los niños y niñas de los últimos quintiles; los niños más pobres manejan la mitad del vocabulario que los del quintil más rico. Debemos avanzar hacia una educación inicial de calidad para todos los niños, con acceso universal, en espacios educativos enriquecidos y que respondan a las necesidades de los párvulos a través de una mayor cobertura y mejor calidad educacional de los jardines infantiles. Estos no deben ser guarderías si no lugares de formación, apoyo y cuidado integral. Los niños en edad pre escolar que asisten a buenos jardines infantiles reafirman su autoestima, aprenden a sociabilizar y manejar las emociones, desarrollan habilidades motoras y mejoran la capacidad de concentración. La educación inicial es la mejor arma para luchar contra la desigualdad, forma niños felices y garantiza su posterior desarrollo integral como personas.

Por otra parte la construcción de salas cuna no solo permite a las mujeres dejar a sus hijos durante su jornada laboral. Las salas cunas protegen a los lactantes y apoyan a las madres que amamantan, pero además educan, cuidan la salud, controlan medicamentos, y les enseñan hábitos alimenticios y de comportamiento.Los niños matriculados reciben cuidados y estimulación especializados, se les proporciona alimentación e interactúan con otros niños por lo que ingresan a la educación básica o primaria mejor preparados. La estimulación temprana y la educación en la primera infancia son tremendamente importantes.

A partir de este análisis y dentro del espíritu de este concurso proponemos para el XXXl Concurso CAP para Estudiantes de Arquitectura 2017un tema en torno a la educación, al equipamiento de los barrios y el desarrollo integral de sus habitantes: una Sala Cuna y Jardín Infantil inserto en una comuna o barrio que permita aumentar la infraestructura educacional, sirva de apoyo a las madres que trabajan, congregue a los habitantes del sector, sea motor de organización y cohesión social, ayude a las familias y sobre todo sirva como herramienta de progreso espiritual y dignificación de los individuos. El objetivo que deben plantearse los alumnos de arquitectura que participan en este concurso es mejorar la calidad de vida de la población mediante el diseño de salas cunas y equipamiento educacional primario digno al interior de la ciudad. Esta estrategia de intervención en zonas carentes de infraestructura sirve a la vez para revitalizar barrios y transformar el espacio en un punto de encuentro del sector.

En las Bases Técnicas del concurso se sugiere un programa tipo que requiere la búsqueda de un sitio apropiado, la adecuada inserción del proyecto en el lugar escogido, una solución original al requerimiento, el tratamiento del entorno y el correcto uso del acero, lo que los alumnos deberán investigar y resolver en detalle. Los proyectos que presenten los equipos de estudiantes deberán poner especial cuidado en la originalidad de la solución constructiva adoptada y la proposición de soluciones en los temas medio ambientales y de ahorro de energía.